¿Qué hacer si me quedo embarazada por accidente?

Un embarazo no deseado puede convertirse en una tortura. Puede que sea también motivo de asombro si se trata de una pareja que se había resignado a ya no tener más hijos y de pronto descubren en surgimiento de una nueva semilla.

Lo cierto es que el tema lo solemos asociar al descuido y de ahí pasamos a la tragedia, sobre todo por lo que vendrá después. Todo dependerá de la edad que tengamos. Del proyecto de vida que hayamos querido iniciar. En una circunstancia como esa poco cuenta la seguridad sexual. No tiene ya ningún sentido mirar atrás en busca de la razón que nos condujo a ese accidente. Lo que está claro es que estamos embarazadas y algo debemos hacer pero rápido, porque los segundos cuentan.

Cuando se produce un embarazo de manera accidental, la decisión la deberá tomar la mujer, al margen del tiempo que esté embarazada. Deberá pensar bien si quiere o no quiere tener al bebé. Lo importante es no dejarse influenciar por nadie en ese sentido. Pensar que la decisión que se tome influirá de manera determinante en nuestro destino y en el destino de la criatura que se forme en nuestro vientre, en caso nos hayamos decidido a tenerlo.

No hay tiempo para culparse ni para culpar a nadie. En primer lugar lo que se puede hacer es conversar con una amiga de confianza si en casa pensamos que a nuestra madre la noticia le podrá afectar en exceso. Hay que pensar muy bien lo que se va a hacer y si hay que actuar con la mente fría, no quedará más remedio que eso. Todo dependerá del tiempo también que tengamos embarazadas. Y es que no será lo mismo estar de una semana que de tres meses.

La maternidad es hermosa, pero no para todas las mujeres. Criar a un hijo siendo muy joven no siempre será fácil. Lo cierto es que si decidimos confesar a nuestros padres lo ocurrido deberemos cargar con las consecuencias de lo que en adelante ocurra en nuestra vida. Puede que ellos nos apoyen y que consideren que la decisión sea en efecto solo nuestra, pero puede darse el caso de que por alguna u otra razón nuestra madre influya o tenga miedo de lo que vayamos a hacer.

Ahora bien, nadie tiene por qué ver mal a una chavala joven que decidió asumir la responsabilidad de criar a un bebé que por accidente creció en su vientre. Lo cierto es que si sabemos que ese niño no tendrá padre o que el chaval con el que nos acostamos desapareció, nos veremos en un problema que tendremos que afrontar porque no nos quedará más remedio.

Asimismo, si tomamos la decisión de abortar y no tenerlo, deberá de ser una decisión muy personal. Si somos mayores de edad nadie tendrá que interferir en ella. El accidente se ha producido. La seguridad sexual de la que tan poco enteradas estábamos ha dado la cara por primera vez para decirnos que empezamos a ser mayores.

Leave a Comment

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *